UN NUEVO CENTRO DE SALUD NO SIEMPRE ES BUENA NOTICIA

ECHA UN VISTAZO A LAS NOTICIAS ANTERIORES

El equipo de gobierno del ayuntamiento de Castro pretende ceder una parcela de casi 3.000 m2, junto al polideportivo Pachi Torre, para que el Gobierno Autonómico construya en ella un centro de salud. La escusa es que el actual centro de la Barrera no se puede reformar, escusa fundamentada nada más que en palabras, ni un solo informe existe ni existirá sobre la imposibilidad de llevar a cabo una reforma de calado en el actual ambulatorio, sencillamente por no deja de ser eso, una excusa.

En el pleno se alegó ante nuestra sorpresa entre otras cosas, que el centro de la Barrera es un pozo sin fondo de dinero, ¿recuerda alguien la última remodelación u obra seria en este centro? No, claro que no porque no la ha habido en décadas. Tiempo suficiente de abandono para llevar el centro a un punto límite donde sea más fácil justificar su abandono. El Gobierno Autonómico de Cantabria lleva muchos años destinando la mayoría de sus recursos sanitarios en el Hospital de Valdecilla y esquilmando fondos, material sanitario y profesionales al resto de la sanidad pública cántabra.

Ahora el ayuntamiento de Castro cede el único terreno céntrico destinado a instalaciones deportivas. pero ¿de verdad piensa el equipo de gobierno que la equipación deportiva del centro de Castro es suficiente con la actual? A saber, el Pachi Torre, al que llamarle polideportivo es más que presuntuoso, puesto que no es más que una pista cubierta, y el Pabellón de Actividades Náuticas.

La construcción de un nuevo centro ocasionará sin lugar a duda, una congelación durante los años que le queden al centro de la barrera, de las inversiones para su mantenimiento, si es que se pueden congelar más aún.  Años que se alargarán presumiblemente por que se da la circunstancia añadida de que la parcela cedida se encuentra afectada por un proceso judicial que a buen seguro alargará la construcción.

Y no solo eso, la promesa de este centro es la zanahoria al final del palo, la Consejería promete una inversión que tardará años en llegar mientras las carencias actuales no se solventan. Si finalmente se hace el nuevo centro, es posible que lo tenga que pagar otro gobierno, pero si es el mismo se abren dos opciones, que sean malos tiempos con lo que ya hay justificación para no hacer la inversión, o que sean buenos y se haga con lo que no se ha invertido durante muchos años. En cualquier caso el perjuicio será para los usuarios de la sanidad pública que tendrán que contentarse con alcanzar algún día la zanahoria.

Por supuesto que Castro merece una sanidad pública digna, mejor de la que padecemos desde hace muchos años. Por eso, Podemos Castro Urdiales propone:

  • 1) No posponer las inversiones en materia sanitaria en Castro. Necesitamos inversión en personal sanitario YA, no dentro de 5 años, pediatras, médicos de familia y especialidades.

 

  • 2) Que Castro Urdiales sea zona de especial atención sanitaria, para hacer más atractivas las plazas del municipio, acuerdo alcanzado en Febrero con los sindicatos y que no se cumple a fecha de hoy.

 

  • 3) Remodelación integral del ambulatorio de la Barrera, como se ha hecho en otras instalaciones sanitarias de los alrededores. Esta obra podría empezarse mucho antes que la construcción de un nuevo centro, años antes y sin complicaciones legales. Los hospitales de Laredo, Valdecilla y Cruces son una buena muestra de ello. Si el espacio físico fuera insuficiente, junto al actual ambulatorio hay un edificio gemelo que puede ser utilizado para la ampliación. Los servicios que ahora se prestan en ese edificio pueden ser reubicados en otras instalaciones municipales. No olvidemos que en unos meses se va a desalojar la plaza nueva del mercado.

 

El mayor problema sanitario actual en nuestro municipio, con o sin centro de salud nuevo, es la falta de personal sanitario. Especialmente grave, en pediatría donde de las 6 plazas mínimas necesarias para cubrir la población infantil, apenas se cuenta con dos profesionales hipersaturados y esporádicos contratos temporales de 3 meses. En los médicos de familia, el panorama solo es ligeramente mejor, tenemos los profesionales con entre 1400 y 1600 cartillas asignadas, cuando los estándares son 1200, así que es casi imposible coger una cita a menos de 2 semanas si no te plantas en persona en el centro de salud. Los presupuestos dan para lo que dan, y entre ladrillos y personas, elegimos personas, es lo que necesitamos y lo necesitamos ahora, no dentro de 5 años.