TRES AÑOS DESPUÉS, CASTRO CONTINÚA PERDIENDO

ESCUCHA LAS ENTREVISTAS SOBRE ESTA NOTICIA

ECHA UN VISTAZO A LAS NOTICIAS ANTERIORES

Hace casi tres años, el 13 de diciembre de 2016, Podemos Castro Urdiales denunciaba públicamente en nota de prensa el incumplimiento del convenio suscrito entre CANTERAS DE SANTULLÁN y el Ayuntamiento de Castro Urdiales en el año 2000 para que a cambio de:

Ampliar otros 25 años la destrucción de la peña de Santullán

Doblar la edificabilidad en los terrenos circundantes al castillo de Ocharan

el propietario de la cantera cediera la propiedad de 11.000 m2 de los jardines del castillo al ayuntamiento de Castro Urdiales.

El de abajo era el texto completo de la denuncia.

 

Dieciséis años después de firmarse un convenio entre el Ayuntamiento de Castro Urdiales y el propietario de la cantera de Santullán, únicamente se han cumplido las cláusulas que beneficiaban a una empresa privada. Aquel acuerdo de septiembre de 2000, firmado por Rufino Díaz Helguera (PSOE), establecía, entre otras condiciones, que el Ayuntamiento de Castro Urdiales autorizaba la ampliación de la superficie extractiva de la cantera de Santullán a cambio de convertirse en propietario de una parcela de 11.000 m2 situada en la zona norte de los jardines del Castillo Ocharan.

Dieciséis años después, solamente se ha cumplido la cláusula que permitía la ampliación de la superficie extractiva en la peña de Santullán. La desidia de la última corporación municipal presidida por Rufino Díaz Helguera, las dos presididas por Fernando Muguruza Galán y la que encabezó Iván González Barquín han servido para que ni siquiera el Ayuntamiento reclamara como suya esa parcela. En la actualidad, parece que el empleo de subterfugios legales varios van a dificultar, cuando no impedir, que el Ayuntamiento de Castro Urdiales detente la propiedad efectiva de la parcela y su consiguiente uso sin restricciones por parte de la ciudadanía.

La única diferencia en estos dieciséis años transcurridos la encontramos en la fisonomía de la peña de Santullán. Cuando se firmó el acuerdo, en septiembre de 2000, el lugar presentaba el aspecto que muestra la imagen nº 1.

gallery/1

Quince años después, una vista cenital del sitio nos muestra que el zarpazo que sufre desde hace lustros la peña de Santullán se han ampliado en 15 hectáreas más, 150.000 m2 añadidos a la herida anterior.

gallery/2

Una vez más se demuestra que buena parte de los acuerdos que suscribe el Ayuntamiento de Castro Urdiales con empresas privadas ofrecen unos resultados lesivos para los intereses de todos los ciudadanos del municipio y es difícil asumir que sea únicamente culpa de la ineptitud e incompetencia de políticos y algunos técnicos. Junto con los casos ASCAN, TRAPUR, ...., el caso “parque”, un convenio que debía dotar a Castro de una superficie para el ocio de 11.000 m2, lleva camino de convertirse en otro gran fiasco heredado de las anteriores corporaciones municipales.

Por todo ello, Podemos Castro Urdiales propone una permuta entre la parcela de la que es propietario el Ayuntamiento de Castro Urdiales, en el interior de los muros del Castillo Ocharan y la parcela correspondiente a los jardines del Palacio Ocharan, excluida esta edificación (imagen 3). Aunque esta segunda parcela es de menor superficie que la primera, es idónea para convertirse en el primer parque entendido como tal que haya disfrutado nunca nuestro municipio.

gallery/3

La propuesta que hacía Podemos Castro Urdiales, consistía en permutar esos 11.000 m2 propiedad municipal, es decir, de toda la ciudadanía castreña, por el jardín completo del palacio de Ocharan. Un terreno algo menor, pero con esta permuta se podría deshacer el escollo que supone la imposibilidad de segregar un BIC, que impide supuestamente que el pueblo de Castro tome posesión de lo que es suyo.

Realmente este escollo no es tal, ya que el terreno municipal debería contar con una servidumbre de paso para acceder al mismo tal y como marca el artículo 564 y siguientes del Código Civil. La servidumbre de paso es un derecho real que limita la propiedad de una finca, al obligarla a dar camino y paso de entrada o salida a favor de otra. De esta forma se podría dar acceso a un parque urbano céntrico, aunque se cerrase en horario nocturno, una de las mayores carencias de nuestra ciudad, especialmente necesitada de espacios verdes en los barrios del centro, aunque paradójicamente tengamos este terreno disponible desde hace tanto. En cualquier caso, a ninguno de los gobiernos que nos han regido desde entonces hasta la actualidad le ha importado lo más mínimo las necesidades de los vecinos en este aspecto, y aún a día de hoy la mayoría de los partidos del consistorio parecen únicamente preocupados de los intereses de la familia propietaria. Ojalá mirasen tanto por los intereses de cada familia de nuestra ciudad.

Pues bien, tres años después de aquella propuesta, nada ha cambiado y en Castro hemos de conformarnos con la limosna que nos ofrece la propiedad del castillo Ocharan en forma de una visita mensual a los jardines, a pesar de que la ley diga que deben ser 4 días, hecho que de nuevo no parece importarle en absoluto a ningún partido ya que exceptuando al Psoe, el pleno municipal le dio la espalda a esta iniciativa recientemente.

La propietaria del castillo Ocharan acaba de realizar una propuesta que consiste en permutar nuestros 11.000 m2 por una parcela de 30.000 m2, situada en los alrededores de la Cantera de Gabancho, en Resámano. Con el argumento brillante de que allí se podrá construir una instalación educativa y aún sobrará terreno para un gran parque público. Pero se le olvida mencionar que buena parte de ese terreno, o todo él, es un encinar protegido. Y nuestra alcaldesa, en una asombrosa respuesta, ha contestado que todo es negociable.

En resumidas cuentas:

La propietaria del castillo Ocharan pretende un tocomocho de 11.000 m2 de parque céntrico, de notable interés paisajístico, por 30.000 m2 en la periferia más extrema, sin ningún acceso y alejado de la inmensa mayoría de la ciudadanía castreña y a nuestra alcaldesa le parece que todo es negociable.

En Arciseri, un lugar mucho más accesible y más plano ya hay un terreno, totalmente descuidado y abandonado, más grande que el que ofrece la dueña de Canteras Santullán.

L@s castreñ@s necesitamos un parque céntrico, al que pueda llegar la mayoría de la ciudadanía a pie, no un páramo en el extrarradio y disponemos de argumentos legales suficientes para disfrutarlo.

Desde la propuesta de permuta que realizó Podemos Castro Urdiales hasta hoy, han pasado tres años. Otros tres años perdidos. Desde que se firmó el convenio, cinco alcaldes se han sentado en la silla principal del salón de plenos sin que ninguno de ellos haya movido un solo dedo para defender los intereses de la ciudadanía castreña en ese asunto. Ahora, la única parte que se ha beneficiado de aquel convenio se descuelga con una propuesta que más parece una burla y un escarnio para todo Castro.

¿Es también negociable la dignidad de l@s castreñ@s?