REGULACIÓN DEL USO DE LA PIROTECNIA EN DEFENSA DE LOS DERECHOS DE BEBÉS, ANCIANOS, ENFERMOS Y ANIMALES 

ECHA UN VISTAZO A LAS NOTICIAS ANTERIORES

El Grupo Municipal Podemos Castro Urdiales, ha registrado para su discusión en el pleno del próximo viernes, una moción para declarar Castro Urdiales como municipio con pirotecnia 0.

Comúnmente en casi todos los pueblos de España se asocia la pirotecnia con la celebración de fiestas y eventos en determinados días. El uso de fuegos, cohetes, petardos y artefactos similares, caracterizados todos por el ruido al explosionar, ocasionan molestias, en muchos casos graves, a ancianos, bebés, enfermos y animales, tanto domésticos como silvestres, por lo que resulta difícil asumir que dicha práctica no esté aún sujeta a  un tipo de regulación específica, control o medidas que reduzcan los perjuicios que provocan al mínimo.

En primer lugar, hay que tener en consideración el peligro que supone la utilización de pirotecnia en lugares públicos concurridos y aglomeraciones como las que se producen durante nuestras fiestas, suponiendo un riesgo innecesario pero real.

El peligro se ve aumentado cuando son menores de edad los que manipulan este tipo de artefactos. En otras ciudades ya se están tomando medidas para atajar este problema. Salvo eventos culturales autorizados, como los fuegos artificiales de las ferias y fiestas locales, el uso de petardos en la vía pública está prohibido en muchas ordenanzas municipales de nuestro país, y en otros municipios cántabros, también se están redactando ordenanzas y tomando medidas al respecto. Sin embargo, su empleo por parte de particulares continúa, desgraciadamente, de manera habitual, ajeno al sufrimiento humano y animal, así como a los destrozos en mobiliario urbano. Sólo en la pasada Nochevieja, el 15% de todos los avisos que recibió la Policía Municipal de Madrid se debieron a petardos: casi 150 denuncias.

Entre las personas hay muchas que padecen ligirofobia o miedo a los ruidos fuertes, además de bebés y ancianos que son otros dos grupos afectados así mismo por los ruidos y explosiones. El efecto de los artefactos pirotécnicos sobre ellos es diverso, pero fundamentalmente se refiere al efecto sonoro y al directo a través del fuego y la onda expansiva que generan. La Organización Mundial de la Salud cifra en 120 decibelios el umbral máximo de ruido a partir del cual se pueden generar daños en el oído. Los cohetes pirotécnicos más potentes pueden superar los 170 decibelios.

En el caso de niños podemos separar los efectos en dos categorías:

  • Efecto prenatal: relacionado fundamentalmente al efecto del ruido sobre el feto y el desarrollo coclear y los órganos sensoriales periféricos de la audición, así como el efecto autonómico.
  • Efecto postnatal: quemaduras y mutilaciones (por su manipulación), pérdida de la audición (o disminución de la capacidad auditiva), efecto emocional (taquicardia, aumento de presión arterial, temor, pánico, llanto, etc.). Obviamente, a menor edad el efecto auditivo es mayor, especialmente en los recién nacidos.

Son especialmente relevantes las consecuencias que provocan en personas con capacidades diferentes e hipersensitividad sensorial, como por ejemplo personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) que  tiene entre sus síntomas la hipersensibilidad en sus sentidos, especialmente la auditiva. Por eso, las personas con autismo son muy sensibles a los estímulos externos, ya sean imágenes, olores o sonidos, y por lo tanto la pirotecnia les afecta directamente. Entre los efectos más notables se encuentran algunos tan terribles como:

  • Alto nivel de ansiedad y estrés.
  • Sensación de miedo que los lleva a tener crisis de llanto y gritos.
  • Actitud agresiva como forma de manifestar la molestia.
  • Pueden llegar a autolesionarse.
  • La perturbación que les provocan los sonidos fuertes incrementa su nivel de cortisol en sangre, lo que les pone tensos y tienen conductas estereotipadas y repetitivas.

Por último, nos hacemos también eco en esta moción del Informe Técnico Veterinario de AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal formada por 438 veterinarios españoles) sobre los efectos de la pirotecnia en los animales. Informe que detalla algunos de los problemas más habituales ocasionados en los animales y sus consecuencias.

Se menciona por ejemplo que la fobia más frecuente en perros es, la fobia a ruidos fuertes, terror, similar al estrés post traumático en seres humanos. Se detallan además consecuencias físicas y emocionales en animales de compañía, con el añadido de incidentes y lesiones provocados por huidas descontroladas. Son muchos los casos de perros que suelen sentir temor y al huir son víctimas de accidentes o se pierden. Y no solo tenemos estos casos en los animales de compañía, la pirotecnia afecta por igual a la fauna silvestre con casos de taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control y miedo, pudiendo provocar incluso la muerte en algunos animales tanto silvestres como domésticos. Como las aves salvajes que habitan en las ciudades que sufren efectos de desorientación, abandono del nido, taquicardias y muerte, debido al ruido producido por la pirotecnia convencional o los gatos que también se ven afectados al asustarse o correr detrás de los explosivos por curiosidad, pudiendo ingerirlos, perder la vista o lesionarse.

En resumen, la lista de riesgos, perjuicios y perjudicados es suficientemente extensa como para poner freno y regular esta práctica tan común especialmente en fechas como las actuales. Nuestro deber es velar por la protección de los más vulnerables. Por todos esos motivos en la moción solicitaremos el cumplimiento de estos tres puntos:

- Declarar a Castro Urdiales como municipio de pirotecnia 0.

- Prohibir el lanzamiento de cohetes, quema de petardos, tracas y demás artificios pirotécnicos en las vías y espacios de uso común públicos. A excepción de fuegos artificiales que sólo podrán instalarse y dispararse por profesionales de talleres de pirotecnia debidamente legalizados en excepcionales eventos señalados como el Coso Blanco, calificados como fiesta de interés turístico regional o superior, intentando en todo caso, el uso de pirotecnia sin ruido ni explosiones.

- Que el Ayuntamiento promueva campañas de difusión y concienciación, especialmente enfocadas en niños y adolescentes, sobre el efecto negativo y  los problemas que la pirotecnia convencional genera en los animales y en sectores sensibles de la sociedad como ancianos, enfermos, personas del Espectro Autista y bebés, encaminada a evitar el uso de estos artefactos.